© 2017 por "La Viruta". Drechos Reservados de laviruta.com

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

Que es una persona exitosa?

01/03/2018

 

POR RAFAEL SANTOS

Recientemente y como practica cibernética para este artículo, realicé la misma pregunta con la que titulo el presente escrito. Fueron muy variadas las definiciones que encontré. Créanme, que al leer cada una de ellas me identifiqué con una más que con otras, pues en cada idea que mis lectores, amigos y seguidores dejaron plasmadas, provocaron en este humilde mortal, tibias reflexiones que de manera obligada y como pantalla en mi conciencia, me fuera un poco lejos de mi pasado para pensar de manera objetiva en cada uno de los tropiezos que la misma vida le pone al ser humano en el camino, cuando en el interior de una persona se anidan ideas que quieren convertir en realidad pero que no encuentran la manera de cómo hacerlo, ese es el caso de una persona de éxito.

Si me preguntaran de si me considero una persona exitosa, no titubearía y les dijera que SI. Pues, a pesar de que nado de manera constante en contra de unas corrientes tempestuosas y amenazantes, siempre y con la ayuda de Dios “saco de abajo” y con ideas renovadas emprendo a cada momento nuevos caminos, no importan las veces que el maligno trata de derribarme.

La historia de cada ser humano que se considera exitosa siempre está preñada de escollos, cuestas pedregosas, caminos espirituales muchas veces hasta inhóspitos, miedo, sentimos en nuestras vidas ese “culebreo” en el interior que recorre cada milímetro de nuestra parte más racional, pero jamás dejamos que se nos siembren las dudas de lo que buscamos, es decir, siempre se vive seguro de ese norte que está allá, al final del túnel, con esa leve luz que nos señaliza en medio de tantas oscuridades el perfecto camino para no desviar nuestros pasos y así llegar a la meta propuesta.

Una persona de éxito tiene un blanco a seguir, tiene una fija idea entre ceja y ceja, piensa en el mañana como un ente esperanzador jamás como una retranca a lo que hoy busca para su bienestar.

Una persona de éxito jamás daña al otro para escalar un peldaño, al contrario, abre su corazón y sus conocimientos para que los demás también alcancen sus metas, pues el egoísmo, egocentrismo, celos, y la palabra odio, son frases carentes de significado para dar a los demás parte de ese cosquilleo interno que nos dan a entender que estamos caminando por el camino de la decencia y el amor.

La persona de éxito, vive de manera constante hablando de proyectos,  no se amilana, no busca la destrucción del otro, al contrario, se goza, como decimos quienes con corazón sincero tratamos de seguir las huellas de Jesús, del triunfo hasta de aquellos que nos adversan, pues, cuando se es exitoso solo se ve esa palabra, éxito, no importa en quien ni para quien, pues solo éxito es lo que ven a cada momento y en cada lugar.

A veces miro con pena a quienes detrás de las gruesas paredes del odio hacen de este su modu operandi, no sabiendo, que es precisamente eso lo que se constituye en una barrera para esas personas que de manera sincera buscan el éxito, pues, muchos no entienden que cuando en el interior del corazón se tienen esos sentimientos mezquinos, la razón y los buenos sentimientos se les nublan y bloquean aquellas sanas ideas que deberían brotar para bien no solo del que pretende sentirla, sino además para el conglomerado de quien o quienes rodean a esa persona que aspiran a ser exitosas pero que aturdid@s por los borrascosos sentimientos de la negatividad no le dan cabida a lo que en verdad pudieran hacerle el bien jamás imaginado.

En la biblia encontramos muchos  ejemplos de aquellas grandes personas que en medio de las dificultades izaron sus miradas al cielo y clamaron al Padre para reconocer sus debilidades, pues, también las personas de éxito, reconocen esta condición y las aceptan como elemento de pruebas para salir adelante.

Las personas que buscan el éxito, no calumnian, jamás en su corazón se anidan esos feos sentimientos de envidia, pues, en vez de colocar obstáculos para los demás, dan ideas y reflexionan para buscar soluciones de bienaventuranzas, eso sí, sin dañar a terceros ni a cuartos, simplemente ponen su intelecto al servicio de la palabra triunfo.

La persona exitosa lee, escudriña, investiga, jamás ve la perdida de una batalla como una excusa para mantenerse postrado en el fango de la derrota, noooo….jamás! simplemente toman de cada experiencia que le fue adversa una enseñanza para levantar el ánimo y emprender de nuevo el camino y si vuelve y pierde, otras tantas vuelve y se levanta, ya que en su mente solo hay una visión en el camino, y es de lograr alcanzar lo que se propusieron.

En una ocasión, creo que en el 1981, pasando por el parque de Salcedo vendiendo el desaparecido periódico El Sol, en donde anunciaba a manera de “El Sol con la lucha” para dar a entender que ese lunes el periódico traía en sus páginas deportivas, los resultados de la Lucha Libre de Jack Veneno, un amigo del barrio Rabo Duro, a quien llamábamos Guingas, que era el receptor del medio, me dijo: Si quieres comprar una bicicleta como la mía, tienes que ahorrar y nunca ver lo que tienes, sino lo que te falta y entonces tendrás el éxito para comprar lo que quieras.

A partir de ese día, no solo vendí periódico en la mañana, sino que me propuse ir a un lavadero de carro y después de la salida de la escuela en horas de la tarde, ir a lavar las gomas y las alfombras de cada vehículo y ganarme por cada uno, 5 centavos que se sumaban a los 3 que también ganaba por cada periódico, ganancias estas con la que ayudaba a mi madre (que para esos días era lavandera para poder mantenernos) y a mi hermana Evelin le daba también para su recreo escolar y el mío; así logre reunir los 10 pesos después de varios meses de lucha y de ahorros, solo que al final, cuando llevé ese sábado soleado mi bicicleta, mi madre se opuso y junto a mi abuela Lucia, obligaron a que devolviera el negocio que tan diligentemente hacia hecho con un hermano de Yindo en el barrio Las Flores. Tuve que continuar a pies por las calles de mi pueblo vociferando el periódico El Sol, y tiempos después los días que  no iba a clase en horas de la tarde también vendí  La Noticia.

La pasada reflexión quise traerla a colación, para que a través de las presentes líneas entendamos que el éxito cuesta sacrificio, y una persona exitosa a veces paga muy caro el estar en la cima, solo que, cuando se está en ella, es ahí que comienza el verdadero reto, que es el de mantenerse y con la humildad que se logró cuando se estuvo en el proceso de búsqueda, implorar a Dios para que al igual que a Salomón, nos de la sabiduría necesaria de conducir a los demás para que también desalojen de su mente la palabra fracaso y siembren en su interior lo que en verdad Dios quiere que todos seamos, una persona EXITOSA.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Revista la Prensa
Quién Está Detrás de la Viruta
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
Please reload

Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
Please reload