WhatsApp Image 2022-02-20 at 7.02.59 AM.jpeg
WhatsApp-Symbol.png

Barberías al aire libre, la vía para alcanzar metas



Helenny Amparo

helenny.amparo@listindiario.com

Santo Domingo, RD

Un espejo, un abejón, una mesa y una silla se han convertido en todo lo que necesitan Antonio, Jona­tan, Luis y Johnny para dejar de lado las excusas y la escasez de oportunida­des laborales, para lograr avanzar y generar ingre­sos que hoy les permiten sostener sus hogares. Las mismas calles que an­tes recorrían buscando un empleo se han convertido en el escenario donde es­tos cuatro padres de fami­lia, unidos por el deseo de echar pa’ lante y el trabajo que realizan, han instalado sus barberías al aire libre. Con el corazón “No hay que hacer lo malo para buscarse lo de uno”, es el pensar de Antonio Leo­nel Feliz, uno de estos cua­tro emprendedores, que en la calle Cinco del sector 27 de Febrero, recorta, hace cerquillo y hasta limpia las cejas por entre 150 y 200 pesos. Antonio, de 24 años, solo tiene tres meses con el ne­gocio, pero asegura que es­tá “trabajando con el co­razón, bien bacano”, para buscar “una clientela fuer­te”. “Los muchachos vienen y ayudan a uno, y me dicen que bueno que me quite de la calle y como les trabajo bien me dan mis 150”, ex­presó. La idea de dedicarse a la peluquería le surgió luego de que el pasado año 2021 se le dificultara conseguir trabajo. “El año pasado yo me la pa­se empleándome, mal pa­sando y tú sabes, yo con ta­tuaje y arete… es difícil”, argumentó. El padre de dos niñas, de tres y cuatro años, no se rindió y con las herramien­tas mínimas comenzó su barbería para aplicar el co­nocimiento empírico que ya tenía desde hace seis años. “Yo dije que tenía que po­nerme pa’ lo mío y sem­brar, porque hay que sem­brar para poder cosechar los frutos”, resaltó. Bajo mata de tamarindo Otro que tomó el mismo camino fue Luis Vásquez, un peluquero que desde tempranas horas de la ma­ñana se le puede ver próxi­mo a la intercepción de las avenidas 27 de Febrero y Juan Pablo Duarte. Pero fue bajo “una mata de tamarindo” en Santia­go donde comenzó su his­toria, alentado por la inten­ción de ayudar a sus padres a reunir el dinero de la co­mida. Don Luis tomó sus prime­ras tijeras a los 14 años y sin saber muy bien lo que hacía, logró aprender y lle­gar a la capital en busca de mejores oportunidades. “La barbería de la Duarte” como algunas ya la cono­cen está en funcionamien­to desde 1978 y le ha per­mitido a Don Luis criar a sus tres hijos. “Mi casa yo la hice de aquí, y a mis hijos les di el tamaño con esto”, señaló. El longevo espacio habi­litado con una mesa de madera, espejos que se cuelgan y descuelgan dia­riamente de la pared del negocio, no solo es el sus­tento de Luis. SEPA MÁS Atreverse. Emprendieron negocios para dejar de lado las excusas y la escasez de oportunidades laborales Salario. En el caso de Jonatan Peña, sí tiene un traba­jo formal en una clíni­ca, pero la insuficiencia de su salario lo empu­jó a buscar otras alter­nativas. A domicilio. Así llegó a convertirse en el peluquero a domi­cilio de Santo Domin­go Savio, donde reside desde sus ocho años. “A mí me llaman y yo bus­co mi bulto y me voy de una vez”, dijo, tras pre­cisar el sacrificio que hizo de comprar un ma­letín donde tiene todo organizado. Actitud. A la intemperie o don­de lo llamen, los cuatro apuestan a la formación (empírica o académica) y la voluntad como ba­se de su progreso.

7 visualizaciones
Revista la Prensa
Administrado
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
No hay tags aún.
Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
dispponible.png
WhatsApp-Symbol.png
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon