WhatsApp Image 2022-02-20 at 7.02.59 AM.jpeg
WhatsApp-Symbol.png

Cuando el periodismo revictimiza



Ángeles Durán

Tomado de ultimahora.es y Redacción Lecturas de Domingo


Hay vidas que se hacen públicas sin que el protagonista lo quiera. Sólo por ser víctima. Cuando uno comercializa su existencia, como los que viven del famoseo, debe atenerse a las consecuencias y no venir con lloriqueos cuando el juego ya no le seduce. La contraprestación que estos sujetos reciben, como engorde de su cuenta corriente o de su ego, supone perderse el respeto a sí mismo y ganarse la irreverencia de la sociedad. Ya no hay vuelta atrás para los aspirantes a personajes que se quedaron en personajillos. Cuando uno se desnuda ante la sociedad de que es parte y utiliza las cámaras para lavar trapos sucios, está condenado a tender los calzoncillos en televisión. No siento consideración por todos los que despreciaron el anonimato sin haber hecho nada admirable. Y siento repugnancia por aquellos programas que los encumbran, ensuciando el periodismo. Pero hay situaciones opuestas que generan una responsabilidad que sí tienen los medios cuando se ataca la intimidad sin justificación, cuando uno es víctima y el morbo lo convierte en protagonista de la noticia, cuando se busca audiencia con sensacionalismo, cuando se señala y estigmatiza. Hay casos que pueden entenderse, y el periodismo incluso resultar un apoyo o denuncia fundamental, pero hay que tener mucho cuidado en no sobrepasar límites que vulneran la protección. Este asunto es especialmente importante cuando afecta a menores y a víctimas de delitos sexuales o violencia machista. Por eso los medios deberían reconsiderar el bautismo de los casos, y jamás incluir en la denominación el nombre de los vulnerables. La ética debe imperar y marcar a los delincuentes. Sin embargo, los medios se refieren de forma recurrente a las víctimas. Así se deben mencionar los nombres de los que estafan, tanto por unos cuantos pesos como para recaudar cientos de miles sin ningún tipo de escrúpulo. Hay que sacar a la luz pública el rostro de los asesinos, o de los políticos y empresarios que acosan a mujeres indefensas. Estos son algunos ejemplos de culpables por delitos públicos que deberían salir a la luz y ocupar titulares de prensa. En el periodismo hay que tener coraje y estar dispuestos a todos. Los comunicadores estamos llamados a impedir que los anciados, trabajadores horados, menores o mujeres continúen siendo víctimas de violencia. Porque la fama debe siempre recaer en quienes no salieron a buscarla: Los periodistas de hoy. En algunos sucesos, el dañado ya no está para contarlo. Su nombre quizá puede servir para mantener su recuerdo, pero nadie le preguntó si quería eternizarse como protagonista de una denuncia ejemplar o si prefería señalar de por vida al abyecto que se la quitó y siguió aquí. Los sucesos requieren un tratamiento informativo responsable y respetuoso, especialmente cuando hay menores implicados. Y deben partir adoptando la denominación del acusado para su exposición mediática, y no la de la víctima. No me vale apelar a la presunción de inocencia, que en ningún momento se ha supuesto para los agraviados. En el hipotético caso de equivocación, ya habrá tiempo para la enmienda. A los abogados que se ganan la vida defendiendo delincuentes y políticos corruptos, no se les teme. Ellos hacen su trabajo. Los periodistas, el que a ellos corresponde.

0 visualizaciones
Revista la Prensa
Administrado
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
No hay tags aún.
Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
dispponible.png
WhatsApp-Symbol.png
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon