Macarrulla, heraldo reelección Abinader



Por: UBI RIVAS

ubirivas30@gmail.com

Era símil de un afluente desbordado por constantes aguaceros, en dominicano un río botado, un sottovoce embridado, aguardando el instante, y la coyuntura que todo decide en el homo sapiens, con carácter oficial el socorrido presentimiento de anunciar la reelección de nuestro presidente Luis Abinader en la consulta cívica 2024.

Lisandro Macarrulla Tavárez, prestante y prominente cuadro del más alto nivel empresarial, persona de absoluta confianza y aprecio de nuestro gobernante, muro de contención de quienes entendieron que todo seguiría igual a antes, ministro de la Presidencia, que el seis del presente mes, a tenor con su siempre mesurada postura, serenamente pronunció, en breve alocución, acto inauguración primera etapa Paseo de los Ríos:

“Si el horizonte se nos sigue ampliando, iremos más lejos”, constituyéndose per se, genuino heraldo presidencial, la inevitable y muy posible reelección de nuestro presidente Abinader.

Lisandro de ninguna manera se decantó por la tangente, sino de forma subliminal, precisó la primicia reeleccionista de nuestro gobernante, con un soporte de contundentes iniciativas en obras de interés social, notable recuperación económica del desastre sanitario covid-19, con economía avalada por el FMI y Banco Mundial al agonizar 2021 del 12 %, innegable secundación de Héctor Valdez Albizu.

Omitió Lisandro, a ponderación de sus paisanos, la altruista cruzada moralista de nuestro mandatario, irguiéndose en un clásico antes y después en asignaturas de custodiar los recursos del contribuyente, amplia y tóxica pastura heredada, y por primera vez desde el Plan Éxodo del presidente Joaquín Balaguer, un gobernante que con laudable firmeza traza una política migratoria ante la peligrosa invasión pacífica de dos millones de haitianos, que el PLD consintió, socavando la soberanía, para enriquecer corruptos militares, desde rasos, a tenientes generales.

Lisandro Macarrulla

Lisandro conoce, igual a quienes amamos donde nacimos, esas apelaciones motivacionales ciudadanas, horcones del hasta ese día no revelado proyecto continuista de su mandante y básiga.

Son las circunstancias, esos insomnes demiurgos que nos acechan y gardean como impenitentes ángeles custodios, que cada uno sin saberlo tiene, y que todo lo deciden en el indetenible acontecer humano, que presentan la coyuntura mediática, donde como un surfinista de Cabarete toreando una ola brava, Luis Abinader las interpreta, convirtiéndola en su más firme y poderoso socio en su hasta ahora revelado propósito continuista.

Apenas 48 horas antes del clarín reeleccionista de Lisandro, el día nueve, la Dirección Ejecutiva del PRM, máximo organismo, acordaba unánime, reelegir a Abinader, por encima del sagrado postulado del vibrante y amado líder José Francisco Pena Gómez, y más atrás, el impoluto Juan Bosch, el primero en abjurar reelección, profanada por el presidente Horacio Vásquez, que desbrozó la trágica y sangrienta vereda del joven brigadier de 39 años Rafael Leónidas Trujillo el 23 de febrero de 1930.

El clarín reeleccionista de Lisandro “se venía venir desde lejos”, asuntando, en términos bucólicos campesinos, el intenso faenar de Abinader, ipso facto asumió el destino nacional el 16 de agosto de 2020, prácticamente sin tregua, vacaciones, pausa, una jornada maratónica, 32 actividades en seis días, consignada por los medios el 27 de noviembre de 2021, evidenciando de forma muy clara al menor observador, que esa agotadora agenda, preludiaba tan clara como el medular propósito de adecentar la moral pública, un manifiesto propósito continuista, a horcajadas de preservar el mando supremo de nuestra sociedad.

Acorde con ese palpitar ciudadano, Hoy del 20 noviembre de 2021 aludía agotador ciclo de trabajo del gobernante, sin una posta para descansar en la residencia presidencial de Juan Dolio, como hacia el amado presidente Antonio Guzmán.

Sin ser visto en un restaurant, paseando por el malecón más bello de la bolita del mundo, como a diario hacia El perínclito, o escudriñando las vidrieras de un mall, el Jardín Botánico, acompañado de Raquel y sus tres lindas hijas, caminando en el Mirador Sur como cada tarde recorría el presidente Joaquín Balaguer.

Conforme postuló siempre, rechazó la reelección por comprobar que la historia revela ha provocado más calamidades que todos los fenómenos naturales de seísmos y huracanes.

Hoy, me auto permito hacer una pausa en esa concepción, que tradujo profundas amarguras junto a los míos, ha sido y guiado por la convicción, nunca la conveniencia, consistente en que el continuismo de Luis Abinader, no solo es un requerimiento nacional, eco ciudadano a sus ejecutorias, expuestas, sino único muro de contención a azarosa, traumática y corrupta era trágica del PLD.

5 vistas
Revista la Prensa
Administrado
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
No hay tags aún.
Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
dispponible.png
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
WhatsApp-Symbol.png