Reportaje: El Angel, La Boite y El Saimeiga en la historia romántica de Salcedo1 de 2


En honor a uno de los grandes titanes del desarrollo de Salcedo, Don Erasmo Pichardo……in memoria


POR RAFAEL SANTOS


Hablar de lo que ha sido la historia romántica de Salcedo durante, es como adentrarse, si así se quiere, en uno de los capítulos más impresionantes que haya tenido esta ciudad, y por demás, inolvidable para aquellos que por el peso de los años se ven compelidos a negociar con su conciencia, para de esta manera trasladarse a ese pasado de tantos y melancólicos recuerdos.


Es justo hacer mención, de tres elementos que a pesar de que se dieron de manera paralela, sin embargo, eran parte del desarrollo de una historia romántica que se desenvolvía en cada uno de los barrios de este pueblo; nos referimos, a los restaurantes, las barras o bares de segunda o tercera categoría y por último, las llamadas “Casa de Citas” o las Maipiolerías.


Restaurantes



Para muchos salcedenses hablar de restaurante de “primera” en aquella época, es tener presente al “Almendro Bar”, propiedad de Alejandro Tabar (Ulé) de ascendencia Palestina y el cual consistía en una vieja casa de la época de los años 50s y que con una vellonera en el centro, fue el lugar ideal para que la llamada “pudiente” sociedad de este pueblo se diera cita, pues no todos podían ir al Almendro, en donde por demás es justo decir que pasaron artistas de renombre internacional como fueron, Fernando Valadéz y El Indio Araucano, entre otras luminarias.


Sin embargo, finalizando el 1977, la vieja casa que durante muchos años alojara al Almendro Bar y el cual en los últimos años fue propiedad del empresario César Elpidio Polanco Brito, fue derribada y en su lugar se construyeron dos modernos edificios de apartamentos y comerciales, y en donde por muchos años funcionó el Banco de Reservas, sucursal Salcedo.


El segundo restaurante de importancia que durante esos años tuvo Salcedo, fue el “Salmeiga”, cuyo inmueble fue propiedad primero de los esposos Manuel y doña Nona Pérez y en donde finalizando la década de los años 60s, funcionó la Junta Municipal Electoral que dirigía el abogado Pietro Forastieri.


Al morir Pérez, doña Nona le alquila la vieja casa de madera con galería en concreto y de color amarillo, a los señores Víctor Inoa (La Maguaca) y a José Julián, quienes hacen de este lugar el “Restaurante Piano Bar”, el cual solo duró con este nombre unos cuantos meses, ya que el mismo pasa de manera definitiva a manos de Juan Gatón, quien se lo compra a los herederos de Manuel Pérez e instala lo que durante muchos años se llamó el “Salmeiga”. Estaba ubicado en la esquina Hermanas Mirabal con Duarte, frente al Club Salcedo, otrora lugar de esparcimiento de la “Alta Sociedad” de Salcedo.


Luego, este restaurante pasó por las manos de varios dueños y según sucedía el cambio, también llegaron otros nombres para el antiguo “Salmeiga”, como fueron “Restaurante Oasis Disco Club” y Finalmente “Disco Sound”. Hoy día este es un moderno edificio comercial, propiedad del doctor Pablo Antonio Rojas García.


La Boite, “La Buá”, propiedad de Casimiro Núñez (Mirito) y regenteado por Víctor Inoa (La Maguaca), que consistía en una vieja casa de color verde que estaba ubicada en la calle Duarte con Independencia.


Aunque la parte exterior del mismo no significaba nada, sin embargo, “La Buá”, en su interior estaba decorada con bellas pinturas que eran inspiración casi en su totalidad del mismo Víctor, quien además de administrar el negocio, tenía el arte para la pintura del pincel.


Sin embargo, finalizando el 1978 y debido a su mala administración en “La Buá”, el propietario del local, Casimiro Núñez, resuelve no continuar con el negocio y decide alquilarlo al señor Francisco Bloise (Don Pancho) del barrio El Hoyo, quien le cambia el nombre por el de “Restaurante La Unión” y que resultó ser de corta duración.


El último de la lista de restaurantes que forman parte de la historia romántica de este pueblo, fue “El Ángel”, cuyo propietario era Erasmo de Jesús Pichardo y estaba ubicado en la calle Hermanas Mirabal con Colón.


Este era el único restaurante en donde además del baile, el público podía degustar del plato del día, así como de compartir en familia, sobre todo, los fines de semana. Tiempo después, su propietario decide cambiar la dinámica del negocio y hoy día funciona una ferretería y un establecimiento bancario. Don Erasmo Pichardo, falleció el pasado jueves a la edad de 85 años, en su natal Salcedo

33 visualizaciones
Revista la Prensa
Administrado
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
No hay tags aún.
Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
dispponible.png
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
WhatsApp-Symbol.png