WhatsApp Image 2022-02-20 at 7.02.59 AM.jpeg
WhatsApp-Symbol.png

UN MUNDO DESBORDADO DE PELIGROS



Roberto Marcallé Abreu

rmarcalle@gmail.com

MANAGUA, Nicaragua. Puede que hablar de paz y de esperanza como un auténtico anhelo de la humanidad en estos momentos parezca una postura absurda o ilusoria. Los tambores de guerra estremecen al mundo y ya nos afectan a todos. Colocarnos una venda sobre los ojos no nos libera de una situación abrumadora y saturada de grandes peligros.

Quizás, una de las más oscuras y deprimentes manifestaciones de esta situación es el uso y abuso de la mentira, la manipulación, la equívoca, malintencionada y tendenciosa interpretación de los hechos. Es preciso dedicar tiempo para separar el grano de la paja. Alcanzar la verdad es un ejercicio de inteligencia, de razonamiento, de fría discriminación, de conocimiento de la historia, de desechar falsedades y distorsiones que nos arrojan en cantidades asombrosas.

Para quienes anhelamos un mundo sin las horribles taras que arrastra nuestra “civilización” y que llegamos a creer, quizás de manera ilusoria, en un devenir en el que se consideraran prioritarios los valores y la condición humana, la frustración ha sido desoladora y amarga.

Hay demasiadas situaciones por las cuales preocuparse. La deshumanización es creciente. Los antivalores se imponen a todos los niveles. Peor aún: muchas personas ya los aceptan rutinariamente con actitud complaciente y divertida. Solo hay que ver cómo gentuza vinculada a esa deplorable "música", definitivamente horrible y degradante, se pasea por ahí contaminando el ambiente como si se tratara de personajes meritorios y de gran valía social.

Esa amarga verdad se multiplica como una plaga a través de las denominadas “redes sociales” cuyo contenido es cada vez más deleznable y repugnante. La situación del virus es compleja y riesgosa, porque la sociedad universal empieza a conducirse como si el peligro perteneciera al pasado, pero las noticias que provienen de China nos advierten que el mal está al acecho y posee la capacidad de continuar provocando trastornos espantosos.

Lo más preocupante en este contexto es la condición humana. Un nivel de degradación en las conductas nos hace recordar los momentos más graves que registra la historia sobre la maldad de la que el ser humano es capaz. Maldad infinita. Degradación. Comercio y consumo de drogas, pandillerismo, sicariato, crímenes espantosos e irracionales, irrespeto a la vida humana, a los principios sobre los cuales se asienta la civilización…

Ahora más que nunca la práctica de la meditación y la participación en proyectos sociales humanitarios deben ser parte de nuestras rutinas. Es preciso no dejarse abrumar por esta avalancha de perversidades en las que predomina un elevado nivel de manipulación, mentira y distorsiones de toda naturaleza. El mundo está atestado de lobos con piel de oveja y es preciso estar atento.

Hay que meditar cada paso. Estar pendientes de las personas que se aman, para advertirlas de las contingencias. Hay que escoger sabiamente compañías, amistades, a quienes tengan acceso a nosotros, no dejarnos convencer por falsas actitudes y posturas y una malignidad y una hipocresía que se esparce por todas partes como una enfermedad mortal.

Cuando se es una persona sensible la carga espiritual que nos abruma puede ser devastadora. Muchas veces, una soledad meditativa es preferible al tumulto y al ruido, al gentío, al exhibicionismo. Como se dice en República Dominicana, “estar en el medio no siempre es la mejor de las opciones”.

Y esto, porque vivimos en un mundo cargado de peligros. Hace dos días, escuché al presidente Abinader enumerar una serie de medidas para enfrentar los problemas del costo de la vida, el desamparo en que subsisten muchas personas, la radical transformación de la sociedad para que esta le sirva al pueblo y a la Patria.

Su discurso estuvo encaminado a aplicar disposiciones orientadas a hacer más tolerable y llevadera una situación social, económica y espiritual cada vez más compleja y que, sin dudas, nos va afectar lo querríamos o no.

Estos, son días complicados y difíciles. Días para pensar qué es lo más conveniente y apropiado. El mundo que nos ha correspondido vivir está tan cargado de brumas y oscuridad que es preciso caminar despacio y con pie firme para no caer en el abismo.

7 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo
Revista la Prensa
Administrado
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
No hay tags aún.
Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
dispponible.png
WhatsApp-Symbol.png
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon