Una gran novela con sabor romántica- político-revolucionario: “Fijar la mirada”



POR RAFAEL SANTOS

Acabo de terminar la lectura de una gran novela: “Fija la mirada”, distinguida con una Mención de Honor dentro del Premio Internacional de Novela 2009 de Casa de Teatro, de la autoría del cubano Alejandro F. Aguilar. De entrada les cuento, que durante las 210 páginas del viaje que emprendí a través de la citada obra, debo referir que este interesante texto con una prosa ligera y acomodada en cada letra, se adueñó de quien en el presente artículo trata de comunicar a ustedes la experiencia vivida. Es la historia de un fragmento de la Revolución de Nicaragua. Es la historia misma de unos seres que atrapados en los fervientes deseos del cambio. Es la historia por así decirlo, de dos personas que se sumergen de pronto ante un escenario provisto de escenarios selváticos, tiros, atentados, sexo, aventuras, engaños, desengaños, amor, tristeza, depresión, alegría momentánea; en fin, todo un set de intrigas política-romántica en donde sin proponérselo, el lector de convierte en un actor-cómplice de primera línea de una trama envolvente que cuando se concluye su lectura uno se piensa que ha salido de un escenario en donde algunos de los seres que se presentan por el autor quedaron suspendidos en el tiempo. “Fija la Mirada”, es la historia de Martin Buenaventura, maestro cubano que reclutado por la guerrilla nicaragüense se enrola a través de la misma revolución cubana y decide emprender su viaje “misionero” hasta la selva de la citada nación centroamericana para una vez allí establecerse como maestro de los campesinos a los cuales adoctrinaba no solo en la jerga de la educación común o formal, sino que también tenía la responsabilidad cimera de provocar en los campesinos de las montañas de Matagalpa, un cambio de pensamiento acorde con la doctrina de la Revolución que lideraba Daniel Ortega y el llamado Comandante Cero, Edén Pastora. Sin embargo, es preciso establecer que la ligadura de la trama político-revolucionaria, está íntimamente encadenada al clandestino romance que este vive con “La Gata”, una exuberante mujer, responsable de primera línea de ciertas estructura dentro del conglomerado político que se presenta en la trama, así como los aciertos y desaciertos que llevaron al personaje principal a desertar y llegar a la más inhóspita e inclemente zona de la selva de la nación, en donde a través de la ayuda de unos campesinos que se compadecieron del mismo logró zarpar en un barco cuyos tripulantes trataron de violarlo sexualmente, logrando salvar su “dignidad y hombría” gracias a la conmiseración si así se puede llamar, del capitán del mismo quien le da cierta dosis de protección para que este pueda escapar en una débil embarcación que lo lleva a una isla perteneciente a Colombia. Allí, un empresario dedicado a la venta de armas “legales” lo adopta como un empleado de confianza, el cual varios meses después y como una jugada del destino, lo envía a Madrid, en donde gerencia unas Relaciones Publicas que al principio fueron fructífera pero que a la muy breve aparición de La Gata en tierra madrileña, y su posterior desaparición del escenario europeo, provocan en Martin una merma en su trabajo lo que obliga a este a un retiro forzoso del negocio y traerlo luego de vencer otras vicisitudes a tierra nicaragüenses , eso sí, no sin ante aclarar sobre la depresión en la que cayó al saberse nuevamente derrotado en el sandinismo y la posterior llegada al poder de Violeta Chamorro. Una vez en tierra Nica, este ubica a sus viejos camaradas, y es a través de estos que logra por fin encontrarse con su inolvidable amor la que al igual que él, ha pasado por terribles traumas no solo en términos políticos-revolucionarios, sino también con su débil e insostenible matrimonio, el cual termina……..y que llevaron a que La Gata y Martin se dieran la oportunidad de iniciar un nuevo capítulo cuyas letras el lector tendrá que adivinar ya que nunca fue escrito por el autor.


4 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo
Revista la Prensa
Administrado
Periódicos de Rep. Dom. 
Sigue los Tags
No hay tags aún.
Sigue "La viruta"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
dispponible.png
  • Facebook Social Icon
  • 1200x630bb
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
WhatsApp-Symbol.png